Reseñas

¿Cómo crear una API fácil de A-Z?

Las API son protocolos esenciales para el buen funcionamiento de aplicaciones y web. Es probable que hayas escuchado hablar de ellas en más de una ocasión, aquí te explicamos la manera más sencilla para crear una y exactamente qué son.

Pero antes de explicarte cómo crear una API, te recomendamos que utilices programas que resguarden tu dispositivo e información. Sobre todo si vas a utilizar alguna web de creación de API’s. Así que accede a toda web con las mejores VPN’s gratis para crear tus protocolos sin correr riesgos de seguridad.

¿Qué es una API?

El término API es una abreviatura de las palabas en inglés Application Programming Interfaces, que quiere decir en español: interfaz de programación de aplicaciones. Estas son el conjunto de protocolos y definiciones que se usan para desarrollar software de apps.

El API es un módulo que establece la comunicación e interacción entre software para que se cumplan las funciones de una aplicaciones. Esto es fundamental para la creación del API. Sin embargo, hay dos elementos fundamentales para la creación: los recursos back-end, es decir, los servicios de implementación comercial, como las que ofrecen las apps empresariales. Y los elementos orientados al consumidor, es decir, la app en sí misma.

Se puede decir que la API cuenta con back-end para brindar acceso a los servicios, pero de manera oculta y a la vez optimiza la parte visible al consumidor sin comprometer la integridad de los sistemas y datos back-end.

api-sistemas

¿Cómo crear una API?

A continuación, te dejamos la explicación del proceso de creación de una API:

1.      Determina los requisitos

Los requisitos que debes determinar se basan en una combinación de aquellos que son funcionales, es decir, los que presentan los que quieres que haga tu API, sus capacidades, etc, y los no funcionales, que son la combinación de inquietudes sobre el nivel de servicio, es decir, el servicio esperado, el tiempo de respuesta de la API etc.

Puedes guiarte para determinar los requisitos con las siguientes preguntas:

  • ¿Quién es tu público: desarrolladores internos, consumidores externos o ambos?
  • ¿Cómo incorporar las necesidades de tu público en la API?
  • ¿Cuáles son las expectativas en términos de rendimiento de la API, disponibilidad y tiempo de respuesta?
  • ¿Qué preocupaciones deben abordarse desde la perspectiva de la seguridad de la API?

2.      Diseña la API

En la fase de diseño deberás hacer la planificación de la API. Aquí consideras las herramientas que vas usar, los recursos back-end y qué va primero si la interfaz o los recursos. Una vez determinado todo esto pasarás al desarrollo.

3.      Desarrolla tu API

En el desarrollo debes considerar los elementos esenciales para el funcionamiento de la API:

  • Nombra tu API y realiza una descripción de esta.
  • Define las operaciones que realizará.
  • Especifica los modelos de datos que describirán los mensajes de solicitud y repuesta.

Para las no funcionales:

  • Implementa políticas de seguridad.
  • Asea el almacenamiento en caché adecuado, limita la velocidad y otros tipos de comportamiento.

La interfaz API se crea mediante un lenguaje de descripción de servicios, para hacerlo puedes usar OAS, Swagger o RAML y para la descripción de API de SOAP es una buena opción es WSDL.

La mejor manera para desarrollar o crear una API siempre será usar una herramienta. Por ejemplo, Akana. Esta te permite crear API desde un recurso existente o desde cero independientemente del enfoque que quieras darle.

4.      Prueba tu API

Al finalizar el desarrollo de API viene la fase de prueba. Esta debe hacerse en un entorno controlado, así como funciona sandbox. Dos factores importantes a probar son la seguridad y los requisitos críticos no funcionales.

5.      Publica/implementa la API

Una vez probada y revisada, podrás implementar la producción. Las API en la nube suelen alojarse en puertas de enlace de API que garantizan el cumplimiento de los requisitos de rendimiento, escalabilidad y seguridad.

Si quieres que tu API sea adaptado rápidamente, puedes publicarla en portales para desarrolladores API. Además de esto, incluir documentación clara que describa sus funciones y casos aplicables ayudará enormemente. Explica en detalle las restricciones de seguridad que pueden aplicarse a la API.

Una vez que hayas probado e implementado la API, el trabajo no habrá terminado. Siempre deberás monitorearla para comprender cómo funciona y cómo se usa. Algunas plataformas te permiten realizar análisis y monitoreo de manera sencilla.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba